28 octubre 2009

El deber de descubrir secretos de sabiduría

"Ahora bien, los seres celestiales no tienen el poder [necesario] para refinar y elevar aquello que está [en exilio] en kelipat noga como resultado de la "rotura de los recipientes". Sólo los seres terrenales [pueden hacerlo], porque están investidos en un cuerpo material, [conocido como] "la piel de la serpiente", que deriva de kelipat noga. Estas [almas encarnadas] debilitan su fuerza [—la de esta kelipá—] quebrando las pasiones, subyugando de esa manera a la sitra ajará, de modo que "todos los obreros del mal [las kelipot] serán dispersados". Por eso los seres celestiales vienen a escuchar las novedades de Torá de los seres terrenales, [para oír] los secretos de sabiduría que ellos innovan y revelan, hasta ese momento cautivos en exilio. Cada judío puede revelar secretos de sabiduría, (revelar) y descubrir un discernimiento novedoso, ya sea en la halajá o la agadá, en los [planos] revelados o místicos [de la Torá], conforme la naturaleza de la raíz de su alma. De hecho, uno tiene el deber de hacerlo, para perfeccionar su alma al elevar todas las chispas que cayeron en su porción y suerte, como es sabido."

Igueret HaKodesh, cap. 26, Rabbi Shneur Zalman

No hay comentarios: